Reparación de carretillas elevadoras: ¿MERECE LA PENA?

Podemos pensar que no nos va a pasar a nosotros, pero a nos llega el difícil momento de cambiar nuestra fiel máquina por una nueva.  Hay que mentalizarse ese día llega y por mucho que le hayamos cogido cariño a nuestra carretilla al llevar lleva con nosotros desde el inicio de la empresa, también se ha ganado el derecho a jubilarse. Con la experiencia acumulada de más de 30 años y las miles de carretillas elevadoras que han pasado por nuestras manos, sabemos que existen señales que evidencian que un vehículo ha llegado al final de su vida útil. ¿Pasa más tiempo en el taller que en la calle? ¿Necesita una mañana entera para arrancar? ¿La batería se descarga por completo nada más arrancar? Desde GUEYMA te damos las claves para saber cuándo elegir entre la reparación de carretillas elevadoras o la compra de una nueva.

alquiler de carretilla elevadora Valencia
Despidete de tu antígua carretilla elevadora

Hablar de la vida útil de una máquina no es fácil ya que influyen muchos factores que ayudan a reducir o alargar su durabilidad. Los principales son el mantenimiento preventivo y correctivo, el uso y forma de conducción o el clima. Sin duda tu carretilla durará más si realizas el mantenimiento que os recomendamos en nuestro blog y su vida se acortará si el uso que le vas a dar es intensivo con varios turnos de trabajo.

A lo largo de este artículo vamos a ir viendo cuales son los principales indicadores que nos van a avisar que la vida de nuestra carretilla peligra. Además, desglosaremos las consecuencias económicas que puede tener una máquina al borde de su vida útil. De esta manera, cualquiera podrá detectar en que momento deja de ser rentable la reparación de carretillas elevadoras y es necesario realizar su cambio.

Averías que indican el final de la vida útil.

Las averías que nos indican que va siendo hora de preparar la despedida de nuestra carretilla elevadora pueden ser muchas, en nuestro blog hemos analizado las más comunes y su posible reparación, pero se pueden dividir fácilmente en dos grupos.

reparacion-de-carretillas-elevadoras
Listado de posibles averias en una carretilla elevadora

Averías simples pero continuadas: Fugas hidráulicas, tuberías obstruidas, cadenas desgastadas, un mástil que no se eleva correctamente, problemas con la batería, dificultades de dirección… ¿Se ha convertido el mantenimiento de la carretilla en una necesidad continua de solución de problemas? Aunque el coste de estas averías no sea muy elevado, suele ser el momento de pararse a pensar si no es mejor cambiar de carretilla. En estos casos, ya no solo se trata del coste de las reparaciones de carretillas elevadoras, sino del dinero que dejamos de ganar al tener de forma continuada en nuestro taller. Nuestro consejo en estos casos, es que si la carretilla tiene más de 15 años y has pasado por el taller más de 3 veces en un año, es hora de plantearse una renovación. Aun así, siempre recomendamos que preguntes en tu taller de confianza cuál es su consejo, nadie mejor que ellos van a saber en qué estado se encuentra tú máquina.

Averías graves o fatales: Baterías completamente agotadas por un mal uso, tarjetas lógicas o equipos electrónicos que fallan, bastidores dañados o motores que no traccionan podrían ser algunas de estas averías en el caso de maquinaria electrónica.

reparacion-de-carretillas-elevadoras
Un motor con pérdida de compresión puede ser fatal para tu carretilla

En el caso de reparación de carretillas elevadoras diésel, estaríamos hablando de motores con pérdida de compresión, transmisiones que han perdido la fuerza, bombas hidráulicas averiadas… Son reparaciones de carretillas elevadoras que fácilmente pueden salir por un 30% del valor total de la carretilla, por lo que tenemos que estar muy seguros de que nos merece la pena intentar salvar la vida de una máquina que posiblemente ya haya agotado su vida útil. Además, hay que tener en cuenta que normalmente estas reparaciones se dan en equipos que sufren un gran uso,  por lo que es más que probable, que una vez que se dé una de estas averías, al poco tiempo se produzca otra. En estos casos nos encontramos muchas veces en situaciones en las que por empeñarse en reparar la carretilla diesel, el cliente se gasta mucho más dinero que optando por cambiar de equipo. Por ello nuestro consejo es que si la máquina tiene más de diez años y alguna de estas averías, directamente se opte por cambiar el equipo. En este sentido os recomendamos echar un vistazo a nuestro mercado de ocasión. De esta manera, podéis ver y comparar los precios de la reparación con el importe al que se pueden encontrar máquinas en perfecto estado y con garantía.

Mercado ocasión carretillas elevadoras
Consulta los precios de una carretilla como nueva en nuestro mercado de ocasión

Continua reparación de carretillas elevadoras: Consecuencias económicas

En este apartado vamos a diferenciar las consecuencias económicas de la continua reparación de carretillas elevadoras en dos apartados fundamentales: Posibles daños y accidentes y lucro cesante por el otro lado.

Ya hemos hablado y visto cuales pueden ser los importes de tener que reparar una carretilla elevadora, sin embargo, lo que mucha gente no se para a pensar, son en las consecuencias económicas que puede tener el alargar innecesariamente la vida de la maquinaría y realizar continuas reparaciones que no dejan la carretilla al 100% de su rendimiento.

reparacion-de-carretillas-elevadoras

Accidentes y daños en el almacén: Una dirección floja o una suspensión desequilibrada pueden provocar vuelcos, impactos y otros accidentes con una carretilla elevadora. Además de lesionar a los operarios, esto puede causar daños permanentes en el equipo creando problemas de mantenimiento continuo y tiempo de inactividad que afectan directamente a la productividad y rentabilidad de las operaciones de su empresa. Además, los accidentes a empleados son el peor de los escenarios, llegando a ser mortales tanto para las personas como para las empresas. Es decir, no hablamos solo de posibles lesiones en operarios derivadas de un accidente con una carretilla elevadora, sino de homicidios en el peor de los casos. Junto con el impacto emocional, una empresa podría verse también afectada por sus responsabilidades legales, viéndose incapaz de responder ante ellas y obligándose a cerrar.

En resumen, además de los elevados costes derivados del mantenimiento, los daños personales y la pérdida de productividad, un accidente con una carretilla elevadora puede también puede resultar en costes de reparación de los diversos elementos del almacen, como pueden ser: estanterías, puertas, columnas,  muelles de carga o incluso otras carretillas o vehículos. Sin olvidar, que es muy frecuente en las que carretillas elevadoras que no funcionan bien realizar daños a las propias mercancías. Lo que puede ocasionar retrasos en los plazos de entrega, bajadas en la calidad o la completa eliminación pudiendo incluso poner en riesgo el negocio en el caso de que este tipo de daños persistan en el tiempo.

La inactividad y el lucro cesante: El tiempo de inactividad de cualquier equipo de una flota de carretillas elevadoras, supone un coste mucho mayor que al puro coste de los recambios y a la mano de obra en la reparación. Es importante considerar también la pérdida de productividad, así como los costes del tiempo de inactividad para los operarios cuando su equipo está inmovilizado por una avería.

Cuando se considera la pérdida de beneficios derivados de retrasos en el movimiento de mercancías, el impacto financiero total de una carretilla elevadora obsoleta puede extenderse fácilmente hasta miles de euros por hora. En estos casos, disponer de carretillas de repuesto puede ser una buena solución. En Gueyma siempre disponemos de carretillas de sustitución cuando realizamos una reparación, ya que si estas situaciones son frecuentes pueden ocasionar un aumento general de los costes operativos. Aunque a decir verdad, estos alquileres, si bien pueden solucionar problemas puntuales a un bajo coste, pueden crear un ciclo interminable de mantenimiento no planificado que agrava el impacto negativo sobre el negocio.

El alquiler es una opción a valorar, pero hay que hacer bien los números.

Vida útil vs vida económica

En resumen, con todas las indicaciones que os hemos dado a lo largo del artículo ya deberíamos ser capaces de diferenciar entre vida útil y vida económica de nuestra carretilla elevadora. Son dos conceptos que pueden parecer el mismo, pero que es de vital importancia saber diferenciarlos si queremos ahorrarnos un montón de dinero en nuestro negocio. Con vida útil, nos estamos refiriendo exclusivamente a la capacidad de trabajo de la carretilla elevadora de seguir trabajando sin entrar a valorar si lo hace al 100% de su rendimiento. Sin embargo, con vida económica, nos referimos al momento en el que aunque la carretilla pueda seguir trabajando, es más costoso seguir manteniéndola activa que comprar un nuevo equipo. Por lo tanto, si atendemos a las claves que hemos proporcionado a lo largo del artículo sabremos identificar cuando hemos agotado la vida económica de nuestro equipo y debemos optar la compra antes que por la reparación de la carretilla elevadora.

Opt In Image
¿Quieres estar al día de todo lo que pasa?
Apúntate a Gueyma