Transpaleta manual: precio y compra en 2021

La transpaleta manual, es el producto más básico de toda la gama que engloba la maquinaria de manutención. Sin embargo, es de los más empleados en cualquier almacén, ya que su función principal es el transporte de mercancías en trayectos cortos. Asimismo, cualquier camión que necesite mover y descargar mercancia,  dispondrá de una en su interior. Aunque con la nuevas transpaletas de litio esto está cambiando. Si no sabéis de que hablamos, os recomendamos este artículo. En resumen, gracias a su versatilidad y bajo precio está presente en todas las empresas o al menos eso era hasta ahora.

Transpaleta manual Pramac
Transpaleta manual Pramac

Decimos hasta ahora, porque el precio de la transpaleta manual se va a encarecer en los próximos años de forma exponencial. De todos es sabido, que estamos en una crisis logística global tanto de materiales como de transporte. Esto afecta al precio de muchas productos, pero especialmente de las transpaletas manuales. Esto es debido a que desde hace años el 95% de estas máquinas, así como su recambio venían directamente de china. Esto había permitido un abaratamiento de los costes pudiendo encontrar en el mercado transpaletas manuales a precios irrisorios: Por debajo de los 300€ en incluso en algunos casos se veían modelos a 200€. De la calidad y durabilidad de los productos mejor no hablar. Sin embargo, esos precios se han terminado y no van a volver.

 En Gueyma fuimos a contracorriente desde el principio y nunca hemos apostado por esta clase de producto. Con más de 30 años de experiencia en el mercado sabemos que lo barato sale caro y así lo han demostrado clientes que venían con transpaletas manuales con menos de un año de vida y sin posibilidad de encontrar recambio. Eso no le ha pasado a nuestro clientes ya que nuestra opción siempre ha sido trabajar con una marca Europea

Detalle de la bomba rápida de la transpaleta manual

La empresa PRAMAC, comenzo sus andaduras en Italia en el año 1996, y hoy en día está presente en todo el mundo. Desde siempre ha apostado por la fabricación propia de transpaletas manuales, dotando así al mercado logístico, de un producto nacional, a un buen precio y con muy buena calidad, como podéis comprobar aquí.

Las  transpaletas manuales de la marca Pramac, se fabrican en varios modelos de bombeo rápido e incluso la opción de galvanizada-inoxidable. Con capacidades de carga de 2.500 kg., disponibles para cualquier medida de palé, rodillos de nylon o de poliuretano, y de elevación rápida.

Transpaleta manual Pramac
Detalle de la transpaleta manual

La fabricación en Europa, permite que los plazos de entrega y la entrega de recambios no se vea resentidos por la crisis en la que estamos inmersos. Si estáis pensando en adquirir una transpaleta manual, os recomendamos realizarlo cuanto antes ya que los precios no van a dejar de subir de forma exponencial. como hemos comentado, ya no será posible encontrar transpaletas manuales a precios de 300€ en mucho tiempo y si las encontraís, sospechar.

Si deseais ampliar la información poneros en contacto con nosotros en el teléfono 963 973 973 o en nuestra web.

Partes de una carretilla elevadora: Infografía completa

¿Conoces todas las partes de una carretilla elevadora? Incluso para gente que lleva toda la vida trabajando con ellas es difícil identificar todos los elementos principales de estas máquinas. Es por ello, que nos hemos propuesto realizar esta pequeña guía en la que se puede identificar fácilmente y de un vistazo los principales elementos gracias a la infografía que hemos preparado. Si además de las diferentes partes de una carretilla elevadora, lo que necesitas es saber qué tipos existen, no te preocupes, también tenemos la guia perfecta.

Carretillas elevadoras diesel/eléctricas:

Partes de una carretilla elevadora
Partes de una carretilla elevadora
  • Display: aunque no es fundamental a la hora de descartar una carretilla, sí que es necesario tener en cuenta que aparezca la máxima información posible y sea fácilmente accesible. Datos, como las horas de uso, estado de la batería, sentido y velocidad de la marcha y el resto de alertas de seguridad es el mínimo que debería reflejar.
  • Joystick: Al igual que en las transpaletas, aquí hay que primar la comodidad y facilidad de uso. Atrás quedaron las carretillas que se manejaban con multitud de palancas que se atascaban a la mínima ocasión. Hoy en día lo ideal son aquellas máquinas en las que vienen equipadas con un Joystick multifunción y con una sola mano se puede manejar todas las opciones de la carretilla elevadora.
  • Mástil: Prácticamente hay que tener en cuenta las mismas características que hemos visto en los apiladores, pero además, conviene mencionar la existencia de los mástiles TRIPLEX. Muy a tener en cuenta si lo que necesitamos es entrar en contenedores o espacios muy reducidos.
  • Triciclo: Está es una opción prioritaria para las pymes, ya que donde brillan estas carretillas elevadoras es en los almacenes con pasillos especialmente reducidos. Aunque las carretillas elevadoras de cuatro ruedas tienen más estabilidad de las de 3 (o triciclos) son mucho menos maniobrables que estas últimas. La agilidad y capacidad de giro de una carretilla elevadora de 3 ruedas es incomparable y por eso llega a convertirse en una opción indispensable para muchos clientes.
  • Motor trifásico: Aunque existen opciones con motores diesel o a gas, la elección correcta para trabajar dentro de un almacen sería una carretilla elevadora eléctrica. Por un lado, simplemente por salud y por normativa de PRL una carretilla diesel no puede trabajar dentro de un almacen cerrado debido a la emisión de humos. Pero es además, nos estaremos ahorrando costes de mantenimiento que sí que tienen las carretillas tradicionales, como el cambio necesario y habitual de filtros o escobillas. Además, por la regularización Europea que entrará en vigor a finales de este año, va a reducir todavía muchísimo más el uso de estas carretillas.

Transpaletas eléctricas/apiladores:

Partes de una carretilla elevadora
Partes de una carretilla elevadora: Apilador
  • Cargador: Podrán ser principalmente de dos tipos, exteriores o incorporados. Aunque las prestaciones de ambos van a ser similares, y no van a existir diferencias en cuanto a los tiempos de carga, sí que existe diferencia en cuanto a comodidad y facilidad. Los incorporados, como su nombre indica, vienen integrados en la propia carretilla elevadora, lo que permite dejarla cargando simplemente conectando el cargador a cualquier enchufe de la red eléctrica.
  • Timón: Es importante que desde el timón se puedan manejar todas las funciones de la carretilla elevadora, como son el desplazamiento y la elevación, de la manera más sencilla e intuitiva posible. Pero además,es importante fijarse en que los componentes electrónicos están protegidos del polvo y el agua, ya que nos ahorrará muchos disgustos y prolongará la vida útil del equipo.
  • Batería: Tradicionalmente estas máquinas han montado baterías de ácido plomo, y aunque hoy en día existe la tendencia a las baterías de litio, nosotros no las recomendamos para una pequeña empresa, ya que encarecen mucho el producto y no se le va a sacar el rendimiento necesario. De todas maneras, si queréis saber todo sobre las diferencias en estas baterías, podéis consultar este artículo. Por lo demás, hay que tener en cuenta sobre todo la potencia de la batería sea la adecuada a la carga de trabajo que tengamos.
  • Plataforma abatible o fija: En aquellos almacenes en los que el ritmo de trabajo sea acelerado o se tengan que recorrer distancias medias/largas existe la opción de que se incorpore una plataforma en la máquina. Esto va a permitir que el operario vaya montando encima y se desplace al mismo tiempo, ahorrando esfuerzo, pero sobre todo ganando tiempo ya que el ritmo de trabajo será mucho mayor. En función de las características del almacen habrá que valorar si nos interesa más una opción u otra.
  • Mástil (solo en los apiladores): Aparte de tener en cuenta lo más obvio, que va a ser la altura a la que vamos a necesitar trabajar, existe otro detalle importante que no se suele tener en cuenta: La altura del replegado. Esto es, cuál va a ser la altura mínima del apilador. Debemos tener en cuenta que dependiendo del almacen es posible que se tenga que pasar por puertas o entrar en altillos y esto va a condicionar la elección de la carretilla.
Partes de una carretilla elevadora: Transpaleta eléctrica

Transpaletas manuales y de litio

Partes de una carretilla elevadora: Transpaleta manual
  • Horquillas: También conocidas habitualmente como palas o uñas. Es el lugar en el que van depositadas las cargas, que en el 90% de los casos van a ser palets. A la hora de comprar una transpaleta, es muy importante saber el tamaño de las mismas, tanto de ancho como de longitud, ya que no todos los tamaños son válidos para todas las cargas. Lo habitual es que sean de aproximadamente 540*1150 mm, pero pueden variar en función del tipo de carga y palet que se quiera manipular.
  • Rodillos: Pueden ser simples o dobles en función de la estabilidad que se necesite. Otro detalle a tener en cuenta es el material, ya que dependiendo de donde vaya a trabajar podremos preferir que sean de caucho o de nylon.
  • Rueda motriz: Es donde pivota toda la carga, al igual que en los rodillos, debemos tener muy en cuenta el material, así como la facilidad de giro y movilidad.
  • Timón: Es el “volante” con el que se maneja la transpaleta. Aquí hay que fijarse en que sea lo más completamente ergonómico y cómodo de usar. Por ejemplo, hay modelos que están pensados para ser usados tanto por zurdos como por diestros. El timón tiene otra función aparte de conducir la transpaleta,  ya que también se usa para elevar la carga, por lo que es importante tener en cuenta si la transpaleta está equipada con un sistema de “bomba rápida”. Esto nos permite elevar las cargas con dos sencillos empujes de timón ahorrando esfuerzos y ganando tiempo.
Partes de una carretilla elevadora: Transpaleta litio

Motor y batería (solo en las transpaletas de litio): Las modernas baterías de litio tienen capacidad de sobra para trabajar con las cargas de estas transpaletas. Así que, más que la potencia del motor y la batería deberíamos fijarnos en la duración de la carga y sobre todo si la batería es extraíble con la facilidad de carga que ello conlleva. Si necesitáis consultar más información sobre las transpaletas eléctricas para camión, no dejéis de consultar esto.